¿Qué es el acogimiento familiar?

Es una medida de protección a la infancia.

El Acogimiento Familiar es una medida legal que otorga a una familia (extensa o ajena al menor de edad) la guarda del mismo, por haber sido separado de su familia biológica. Un niño o una niña, para su desarrollo físico y emocional, necesita que le quieran, además de cuidarle, alimentarle y educarle por un tiempo, complementando a la familia de origen, mientras ésta no pueda atenderle.

El Acogimiento Familiar es, en principio, temporal. El objetivo es que la persona menor de edad puedan regresar a su hogar, cuando su familia de origen supere sus dificultades. Sin embargo, el acogimiento familiar se puede alargar hasta la mayoría de edad del niño, niña o adolescente.

Objetivos

El Programa de Familias de Acogida permite a las personas menores de edad conocer un modelo de familia adecuado, integrado en una red familiar y social que proporcione seguridad para su desarrollo físico, emocional, social y educativo. De forma que pase de estar en riesgo de exclusión social a completamente integrado en la comunidad.

El acogimiento familiar es y debe ser una medida preferente de protección a la infancia, ya que los estudios demuestran que el sentirse en el seno de una familia, atendidos de forma individualizada,  les permite su desarrollo, estabilidad e integración social.

¿Qué significa el acogimiento para las familias acogedoras?

Algunas familias de la asociación nos comparten…

  • Una lección de vida, otro punto de vista sobre las personas y las realidades sociales.
  • Observar y sentir en primera persona los cambios y avances experimentados por los menores.
  • Conocer la resilencia de la infancia.
  • Sentir su amor.
  • Crecer con ellos y compartir sus miedos.
  • Saber adaptarnos a ella y sus necesidades.
  • Valorar más a la personas aunque no cumplan los cánones de la sociedad.
  • Nunca deja de sorprendernos.
  • Sentirnos orgullosos de la gran persona que es.
  • Un aprendizaje continuo.
  • Crecimiento personal.
  • Hemos aprendido a ser menos egoístas.
  • Hemos aprendido a valorar sus cualidades aunque no tenga las que esperábamos.

Características

Las dos características principales del acogimiento son:

  1. La temporalidad, ya que el objetivo final es la vuelta de la persona menor de edad a su hogar una vez superadas las dificultades de su familia.
  2. El contacto con la familia natural a través de las visitas. Siendo Gobierno de Navarra la entidad encargada de la protección de menores, es ésta quien regulará las visitas teniendo en cuenta el beneficio del niño o de la niña.

¿Quién puede ser acogido?

Personas menores de edad que se encuentran bajo la protección de Gobierno de Navarra por carecer de un ambiente familiar adecuado.

  • Desde bebés hasta adolescentes.
  • Grupos de hermanos y hermanas a los que se intenta mantener unidos.
  • Menores con o sin discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales.

Apoyo profesional

El Gobierno de Navarra facilita ayuda profesional permanente para la resolución de los conflictos que se presenten en los diferentes ámbitos y etapas de la vida del niño o niña. Cada familia cuenta con una persona técnica de referencia.

Asimismo,  Gobierno de Navarra ofrece una serie de ayudas económicas para que las familias acogedoras no deban asumir por sí solas el coste total que implica el acogimiento.

¿Qué familias pueden ser acogedoras?

Biparental, monoparental, con descendencia o sin ella, homoparental o heteroparental, unipersonal o convivientes en familia extensa, etc. Existen muchos tipos de niños y niñas, por ello, son necesarios muchos tipos de familias. No existe un perfil predefinido para las familias que pueden ser acogedoras, pero sí deben cumplir determinados requisitos:

a) Toda la familia debe estar de acuerdo con la decisión.
b) Deben tener claro que su deseo es acoger, no adoptar.
c) Deben estar dispuestas a aceptar al niño, niña o adolescente con su historia, sus costumbres, su familia y su forma de ser.
d) Deben tener la flexibilidad suficiente para adaptarse a los cambios que puedan producirse en la situación del menor.
e) Deben prestarse a recibir información y asesoramiento profesional durante todo el proceso y duración del acogimiento.

Tipos de acogimiento

  1. Acogimiento familiar temporal (menos de 2 años). Acogimiento temporal porque de la situación del menor se prevea la reintegración de éste en su propia familia, o bien en tanto se adopte una medida de protección que revista un carácter más estable como el acogimiento familiar permanente o la adopción. Este acogimiento tendrá una duración máxima de dos años, salvo que el interés superior del menor aconseje la prórroga de la medida.
  2. Acogimiento familiar permanente (más de 2 años). El acogimiento familiar permanente se constituirá bien al finalizar el plazo de dos años de acogimiento temporal por no ser posible la reintegración familiar, o bien directamente desde el inicio en casos de menores con necesidades especiales o cuando las circunstancias del menor y su familia así lo aconsejen.
  3. Acogimiento especializado o profesionalizado. Acogimiento que se desarrolla en una familia en la que alguno de sus miembros dispone de cualificación, experiencia y formación específica para desempeñar esta función respecto de menores con necesidades o circunstancias especiales con plena disponibilidad y percibiendo por ello una compensación económica, sin suponer en ningún caso una relación laboral. 
  4. Acogimiento familiar de urgencia. El acogimiento familiar de urgencia está principalmente dirigido a menores de seis años, tendrá una duración no superior a seis meses, en tanto se decide la medida de protección familiar que corresponda. Exige plena disponibilidad de horarios y plena disponibilidad a las citas que sean precisas para la observación y atención del menor.
  5. Acogimiento sin convivencia continúa. Contempla la guarda por periodos de fin de semana y vacacionales, de niños y niñas mayores que necesitan la referencia de una familia sin que ello implique convivencia estable.